Cosas que sólo la mamá de un ingeniero sabe

Todos sabemos que los ingenieros son especialistas en ciertos temas, que se destacan por su inteligencia y el manejo de un alto nivel de estrés, además de que brindan a México distintas obras siempre en beneficio de sus habitantes, pero, en realidad los conocemos en su totalidad. Hay una persona que sí puede presumir de conocer a un ingeniero al 100%: su mamá, por eso nos hace una serie de confesiones.

 

Este 10 de mayo, no quisimos dejar pasar la oportunidad de destacar el gran peso y valor que tienen las mamás en nuestro país, en particular, lo trascendental que es el apoyo materno en una profesión tan demandante e importante como lo es la ingeniería, en cualquiera de sus especialidades o campos de acción.

 

Por eso hemos decidido realizar un homenaje a las madres de los ingenieros y de todos los que trabajan en VISE y en el sector de infraestructura y construcción, a través del siguiente texto a manera de confesionario…

 

Sólo la mamá de un ingeniero sabe…

 

Que su hijo es un as para las matemáticas. Para nadie es un secreto que los ingenieros están directamente relacionado con el cálculo y los números, por eso, no hay madre que no se sienta orgullosa del buen trabajo que hizo desde que le enseñó a sumar, restar y multiplicar en los inicios de su educación.

 

Que todo lo resuelven de una manera funcional. La mente lógica y analítica de los ingenieros los lleva a buscar y encontrar una solución práctica y funcional a los problemas, sin importar el lugar o espacio en donde ha surgido el inconveniente. Esto las madres lo saben y por eso utilizaban esa capacidad para hacer arreglos en la casa o para enseñarles a usar la computadora o su celular.

 

Que dormir poco es algo regular. Desde el grado universitario, la ingeniería es un campo de alta exigencia mental y física. Una vez culminada esta etapa, el ámbito laboral exigirá lo mismo o quizá un poco más. Además, el estudio es algo constante en esta profesión, por lo que el entendimiento y respaldo familiar siempre se agradecerá.

 

Que no hay obstáculos cuando se trata de alcanzar metas. La capacidad de sobresalir en una o varias áreas es algo que los caracteriza. La mayoría de los estudiantes habrán pensado lo siguiente “una carrera donde no haya matemáticas”, y los ingenieros no sólo se enfrentan a ellas, también a la química y la física, así que no hay limitantes.

 

Que suelen aislarse no por antisociales, sino porque están trabajando. El grado de concentración y atención en la planeación de un proyecto de ingeniería o infraestructura requiere estar enfocado totalmente, por ello, pasar días de encierro no es resultado de una falta de motivación por convivir, sino porque en realidad están llevando a cabo su trabajo.

 

Que les encanta “andar de pata de perro”. El trabajo de un ingeniero es demandante y en muchas ocasiones se realiza en el campo; ya sea supervisando las diferentes obras a su cargo, asistiendo a congresos o capacitaciones. Las madres desde siempre identificaron esa condición de su hijo o hija de que constantemente tenían que estar fuera de casa o llegando a altas horas de la noche.

 

Que la mejor forma de decir te quiero es con una ecuación. Las ecuaciones fueron un tema cotidiano en su formación universitaria y en su vida diaria la expresan de la siguiente manera:

 

5 + X = Éxito

X = Éxito - 5

X = ¡Gracias totales mamá!

 

En grupo VISE reconocemos la labor de todas las mamás en su día, porque sin su cobijo, entereza y respaldo difícilmente se construirían y terminarían muchas obras en esta vida. ¡Feliz día de las madres!

 

Fuente: UNAM, Unsplash.

Nuevo llamado a la acción

Compartir: