Importancia de la compactación de suelos

La compactación de suelos ayuda a extender la vida útil de las vías terrestres ya que ayuda en un mejoramiento de sus propiedades de ingeniería.

 

La compactación es el procedimiento de aplicar energía al suelo suelto para eliminar espacios vacíos, aumentando así su densidad y en consecuencia, su capacidad de soporte y estabilidad entre otras propiedades. Su objetivo es el mejoramiento de las propiedades de ingeniería del suelo.

 

La importancia de la compactación de suelos estriba en el aumento de la resistencia y disminución de la capacidad de deformación que se obtiene al someter el suelo a técnicas convenientes, que aumentan el peso específico seco, disminuyendo sus vacíos.

 

La compactación se aplica a todo aquel suelo que requiera aumentar su capacidad portante para el soporte de los distintos pesos y fuerzas a los que se vean sometidos. También se realizan trabajos de compactación en un gran número de obras civiles como construcción de muros de contención, estabilización de terrenos, terraplenes para caminos, tendido de tuberías de agua, tendido de alcantarillado, etc.

 

En el caso de las vías terrestres, existen características de comportamiento que pueden ser mejoradas al compactar un suelo: existen tres de ellas cuya mejoría se busca prácticamente en todos los casos. Son la deformabilidad, que implica la intención de disminuir la compresibilidad de los suelos e incrementar su estabilidad volumétrica, especialmente ante la absorción o pérdida de agua; la resistencia, especialmente al esfuerzo cortante, obviamente en el sentido de obtener los mayores valores posibles y una adecuada relación esfuerzo-deformación que garantice un balance conveniente en el comportamiento.

 

Ventajas de compactar el suelo:

 

Aumenta la capacidad para soportar cargas: los vacíos producen debilidad del suelo e incapacidad para soportar cargas pesadas. Estando apretadas todas las partículas, el suelo puede soportar cargas mayores debido a que las partículas mismas soportan mejor.

 

Permiten el hundimiento del suelo: Si la estructura se construye en el suelo sin afirmar o afirmando con desigualdad, el suelo se hunde dando lugar a que la estructura se deforme (asentamientos diferenciales). Donde el hundimiento es más profundo en un lado o en una esquina, por lo que se producen grietas o un derrumbe total.

 

Reduce el escurrimiento del agua: Un suelo compactado reduce la penetración de agua. El agua fluye y el drenaje puede entonces regularse.

 

Reduce el esponjamiento y la contracción del suelo: Si hay vacíos, el agua puede penetrar en el suelo y llenar estos vacíos. El resultado sería el esponjamiento del suelo durante la estación de lluvias y la contracción del mismo durante la estación seca. 

 

Impide los daños de las heladas: El agua se expande y aumenta el volumen al congelarse. Esta acción a menudo causa que el pavimento se hinche, y a la vez, las paredes y losas del piso se agrieten. La compactación reduce estas cavidades de agua en el suelo.

 

Fuente: IMT, revistapyc, insumosymaquinas. 

Nuevo llamado a la acción

 

 

Compartir:

Suscríbete

Relacionados

Populares