La importancia de los distribuidores viales en México

Mejorar la movilidad y solucionar algunos problemas de tránsito en grandes ciudades es parte de las mejoras que propician los distribuidores viales en México y el mundo, cuya finalidad radica en conectar zonas estratégicas.

 

El recurso otorgado, a lo largo de la administración para el Programa Nacional de Infraestructura, propició la construcción de 50 distribuidores viales en México. A partir de información dada a conocer por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, la inversión total para desarrollar estas obras viales fue de 12,600 millones de pesos.

 

Los distribuidores viales son proyectos de infraestructura que se planean con el objetivo de liberar los embotellamientos vehiculares que se registran diariamente en zonas muy transitadas; su diseño permite justamente, distribuir los vehículos por distintas vías o salidas de manera directa.

 

Debido a su importancia en la reducción de tiempos de traslado y facilitar el tránsito vehicular, queremos presentar algunos distribuidores viales que han beneficiado a la población de las ciudades donde se construyeron.

Distribuidor juan pablo

 

Distribuidor vial Juan Pablo II (León)

 

Este proyecto de infraestructura fue galardonado con el Premio Lieberman; dicho reconocimiento es otorgado por la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) a las mejores obras del país.

Características: Cuenta con puentes vehiculares de tres niveles, tiene una longitud de 2.5 kilómetros y un total de cinco kilómetros (vialidades) al nivel del piso, el cual es de concreto hidráulico. En su construcción de utilizaron 19,000 metros cúbicos de concreto y 208 trabes. Beneficia a más de un millón de habitantes de la ciudad de León, así como a visitantes.

 

Distribuidor vial Salida a Progreso (Mérida)

 

Forma parte del anillo periférico de la ciudad de Mérida, su construcción tiene como objetivo no interrumpir la circulación de los automovilistas que utilizan la vía.

Características: Cuenta con 4 carriles para los conductores. Además tiene luminarias en su parte superior y en el bajo puente. Reduce 10 minutos el tiempo del recorrido (antes era de 15 y ahora es de 5 minutos). Registra, en promedio, un tráfico anual de 110,000 vehículos.

Distribuidor vial Zaragoza-Texcoco-Puente la Concordia (CDMX)

Se construyó en el oriente de la Ciudad de México para liberar y distribuir el tráfico hacia diferentes vías que comunican a la capital con otras ciudades localizadas en el Estado de México, Puebla, Veracruz, Oaxaca y Morelos.

Características: Tiene una longitud total mayor a los 3,000 metros (en ambos sentidos). Además como parte de su estructura cuenta con 538 piezas de pilotes de concreto y 108 piezas de cabezales.

 

Distribuidor vial de Ixtapaluca

 

Este distribuidor permite la movilización de más de dos millones de personas provenientes del Estado de México hacia la Ciudad de México (y viceversa). Es una opción vial que puede ser utilizada por los habitantes de 14 municipios. 

Características: Reduce un recorrido de 40 minutos a únicamente 4 o 5 minutos. Está formado por 21 ejes, de los cuales cinco corresponden a viaductos elevados con una longitud mayor a los 3,500 metros. Tiene un tránsito mayor a los 24,000 vehículos al día sobre la carretera México-Cuautla y 45,000 vehículos sobre la autopista México-Puebla.

 

VISE tiene una participación activa en la construcción de infraestructura que facilite y mejore la comunicación entre ciudades. La construcción del Distribuidor vial Juan Pablo II es tan sólo un ejemplo del tipo de proyectos que se pueden desarrollar para beneficio del país. Así es como día a día construimos #Elmundoqueimaginas.

 

Fuente: SCT, IMCYC, La Jornada, CMIC.

Tendencias en ingeniería civil y tecnología

Compartir:

Obra pública e industria carretera

Suscríbete

Populares